Holanda quiere que los reclusos paguen 16 euros diarios por estar en la cárcel

El Gobierno holandés ha decidido seguir la estela de Dinamarca y Alemania e imponer a sus reclusos el pago de 16 euros diarios por estar entre rejas. El proyecto de ley se deriva de los acuerdos pactados por la actual coalición en el poder, formada por liberales de derecha y socialdemócratas, y busca dos cosas: obligar al delincuente a asumir el coste de sus actos y ahorrar. Concretamente, 65 millones de euros en gastos judiciales y policiales. La Fiscalía General del Estado y el Consejo de la Magistratura, entro otros órganos consultivos, analizan ahora la propuesta, que llegará al Parlamento este mismo año.

El pago ideado por el ministerio de Justicia alcanzará a las personas encerradas en instituciones psiquiátricas dependientes del departamento de prisiones, y a los padres de menores internados en centros de reinserción. “Se trata de que el preso entienda que forma parte de la sociedad, y si comete un delito, tiene la obligación de contribuir al gasto que ocasiona. Que sus actos no deben ser pagados, desde el punto de vista económico, solo por el resto de la ciudadanía”, señala Johan van Opstel, portavoz de Justicia.

En estos momentos, Holanda cuenta con espacio para 12.000 reclusos, que pasan una media de tres meses en la cárcel. Cada celda, con un máximo de dos personas —en algunos edificios antiguos hay hasta seis— cuesta 200 euros al día. El plan oficial pretende recaudar unos 11.680 euros por interno. “La deuda no podrá cancelarse. Si tienen dinero al ingresar en prisión, empezarán a pagar entonces. Si no, disponen de tiempo indefinido para saldarla. Por ejemplo, en cuanto dispongan de un sueldo. Pero solo se les cobrará por el equivalente a dos años de condena. Incluso cuando sean más largas”, aclaran Van Opstel. Para no entorpecer la reinserción social, los pagos podrán hacerse a plazos.

Si bien ahora sobran celdas en Holanda, el aumento de la población reclusa en los años noventa obligó al Gobierno a construir nuevas cárceles. De las 29 actuales, algunas están cerradas al haber descendido los índices de criminalidad “como en el resto de la UE”, según Justicia. Su titular, el liberal Ivo Opstelten, ha presentado también otro proyecto legislativo similar al del cobro por día de internamiento. En este caso, adjudica a los condenados una parte de los costes generados por las investigaciones policiales, procedimiento judicial posterior y la asistencia a las víctimas.

El crimen de las niñas de San Fernando

El crimen de las niñas de San Fernando – El 26 de mayo del 2000, a Clara García Casado de 16 años de edad le asesinaron brutalmente dos compañeras Iria S. G. y Raquel C. T. de 16 y 17 años, le asestaron hasta un total de 32 puñaladas en un descampado de San Fernando (Cádiz), con el mero propósito de saber qué se siente matando a otra persona.

El crimen de las brujas de San FernandoSu novio encontró el cadáver de clara al día siguiente en el descampado que él sabía que la noche anterior, su pareja había quedado con las acusadas, éstas explicaron a la policía una coartada debidamente estudiada por ambas la noche del asesinato, coartada que se desvaneció gracias a las pruebas encontradas y a su autoinculpación horas mas tarde.

La investigación

La investigación llevada a cabo por el Cuerpo Nacional de Policía de San Fernando determinó la relación de las acusadas con el crimen de Clara, gracias a un profundo corte de una de ellas en su brazo, corte que debió sufrir al recibir una de las numerosas puñaladas que iban dirigidas a la víctima.

El crimen de las niñas de San Fernando2En sus primeras declaraciones negaron la autoría de los hechos, además habían detallado en unas notas (encontradas mas tarde por la policía en la casa de una de las acusadas), una coartada con el fin de exculparse de los hechos. Se vino abajo cuando encontraron varias pruebas como la ropa usada en el crimen previamente lavada, aunque con restos de sangre, el corte de una de ellas e el brazo y el arma homicida clavado en una maceta en la casa de Raquel.

Un dato pasmoso e increíble, admitido por las acusadas es el supuesto intento de asesinato frustrado que tuvieron en un centro comercial “Bahía Sur” de San Fernando, donde esperaron una víctima al azar, permaneciendo una de ellas en el servicio del citado centro y otra próxima al lugar, intento frustrado gracias a la actuación de un vigilante de seguridad, al que una de las mujeres que entrando al baño se sintió intimidada y avisó al guarda, porque le pareció sospechosa la actuación de las jóvenes. Hecho que las acusadas admitieron haber lamentado por el “fracaso” del crimen que habían planeado, y por ello estudiaron un plan minucioso contra Clara.

El juicio

El crimen de las niñas de San Fernando3El juicio celebrado en el Juzgado de Menores de Cádiz trajo gran controversia debido a los desacuerdos mostrados con la entrada en vigor de la nueva Ley del menor – fueron las primeras en ser juzgadas con la citada ley – . Iria y Raquel se vieron beneficiadas, puesto que de no haberse acogido a la ley del menor, se enfrentaban a una pena de 25 años de prisión, pena que el tribunal decretó en ocho años de internamiento en un centro de menores y cinco años de libertad vigilada para las dos jóvenes. Sentencia que los abogados defensores recurrieron, sin éxito.

Las consecuencias

El juicio tuvo un gran seguimiento mediático, tanto por la polémica de -la ley del menor- como por lo atroz tanto de los hechos como las declaraciones de las propias acusadas, al explicar que su propósito era conocer la sensación de control al matar a otro ser humano, en este caso una amiga y compañera de instituto.

Pietro Arcan el asesino moldavo

Pietro Arcan, ciudadano moldavo, trepó durante la madrugada del 20 de junio de 2001 por la fachada exterior del chalé del abogado Arturo del Castillo hasta alcanzar la buhardilla del ático, cuyo ventanal estaba abierto. Al oír los pasos, el abogado se despertó y se topó con el revólver encañonándole. La bala le atravesó la mano izquierda y penetró en la caja torácica. A continuación, Arcan disparó a su esposa en la región pélvica y ésta quedó inconsciente. El intruso se fue hacia el abogado, que seguía vivo, y le segó el cuello. También le golpeó en la cabeza con el mango de un machete hasta que acabó con su vida. A continuación, se dirigió a la estancia de las hijas del abogado y, tras agredirlas, las encerró en un armario. Mientras, la esposa de Castillo, que recobró la conciencia, alcanzó a marcar el 091 en el teléfono y el 112 para pedir auxilio a los servicios de emergencia. Arcan logró huir de la vivienda, pero fue capturado poco después gracias a una amplia batida policial en la zona. En su huida el moldavo disparó, con la clara intención de acabar con su vida, a un agente. Del chalé, Arcan sólo se llevó 19.000 pesetas, un móvil y algunas joyas.
Sigue leyendo

El caso de Sandra Palo

El caso de Sandra Palo – El 17 de mayo de 2003 a Sandra Palo y a su ex novio Juan Alberto les abordaron varios jóvenes de edades comprendidas entre 14 y 19 años, en el barrio de Carabanchel a punta de navaja, les obligaron a subir en el coche con intención de robarles. A pocos metros dejan bajar al exnovio y retienen a Sandra contra su voluntad, muy vulnerable debido a que cuenta con una minusvalía del 53 %, hasta llegar a un descampado situado cerca del Km. 8,2 de la carretera de Toledo. Una vez allí forzaron a la víctima a mantener relaciones sexuales con varios de ellos, para después atropellarla repetidas veces con intención de matarla. Más tarde deciden ir a una gasolinera próxima a comprar 1 euro de gasolina para rociarla y prenderle fuego, con intención de borrar las pruebas del crimen, supuestamente continuaba viva.

La detención

A los acusados por el asesinato de Sandra les detuvieron a lo largo del mes de junio del 2003, por el Grupo XII de Policía Judicial, dedicado a robos y atracos. Los cuatro implicados acumulaban hasta la fecha más de 700 denuncias por distintos delitos de faltas, robos y vandalismo.

Francisco Javier Astorga Luque “El Malaguita”, le detuvieron el 12 de junio en el Puente de Vallecas tras robar un vehiculo y atropellar a un peatón.

Ramón Santiago Jiménez., “El Ramón”, le detuvieron en su domicilio de la Cañada Real a finales de junio, al igual que José Ramón Manzano M., “El Ramoncín” que le detuvieron en su casa en Alcorcón.

Rafael García Fernández “El Rafita” tenía múltiples antecedentes, pertenecía a “la banda del chupete” y contaba con 14 años de edad en el momento de los hechos.

El juicio

El caso de Sandra PaloEl proceso se realizó íntegramente a puerta cerrada, durante las vistas los inculpados habían negado su participación o se habían cruzado imputaciones.

Durante las declaraciones se observaron muchas incongruencias del día de autos, aunque varios coincidieron en culpar de los hechos al único mayor de edad, Javier Astorga, pero reconocen su participación en los hechos.

No obstante Javier ha declarado en días posteriores no acordarse de nada del día de los hechos.

Además de los tres menores acusados, prestaron declaración varios policías que intervinieron en las investigaciones del caso, un testigo protegido, así como miembros de la Policía Científica y peritos.

En la condena para Francisco Javier Astorga Luque se le imponen, por un delito de violación en concurso medial con el de detención ilegal, prisión de 15 años de duración con la accesoria de inhabilitación absoluta; por cada uno de los otros dos delitos de violación, prisión de 12 años; y por el delito de asesinato, prisión de 25 años con accesoria de inhabilitación absoluta, y pago de indemnización de 480809 euros a los padres de la joven asesinada.

En relación a los menores:

Ramón Santiago Jiménez se toma la medida de ocho años de internamiento en régimen cerrado complementada por cinco años de libertad vigilada. La misma medida se toma con José Ramón Manzano M.

En cuanto a Rafael García Fernández se refiere, se toma la medida de cuatro años de internamiento en régimen cerrado completada con tres años de libertad vigilada.

Siéndoles de abono a todos ellos el tiempo que han estado privados de libertad por esta causa en situación de medida cautelar.

Las consecuencias

La alarma social al contemplar las aberraciones que sufrió Sandra se hace notar rápidamente, su familia comienza una recogida de firmas con la intención de endurecer las condenas de los menores con una reforma de la Ley del Menor en España, Ley que permite que en pocos años estos menores puedan gozar de libertad, se recogieron más de un millón de firmas.

Se organizaron varias manifestaciones, más recogidas de firmas y en la actualidad existe la Asociación Sandra Palo para la defensa de las libertades.

A pesar de todo en el año 2007 Rafael García Fernández “El Rafita” sale en libertad vigilada, durante la que ha sido detenido en varias ocasiones por delitos de robo.

Los asesinatos del baúl

En la década de los años treinta del siglo veinte, una serie de crímenes, conocidos como los asesinatos del baúl, azotó Inglaterra. Cuerpos despedazados de mujeres aparecieron embutidos en el interior de varios baúles. Uno de los cadáveres fue descubierto en 1927 en la estación de tren londinense de Charing Cross, y dos más en 1934, uno en la estación de King’s Cross, también en la capital, y otro en la de Brighton.
Sigue leyendo

El Crimen de Fago

El asesinato del Alcalde de Fago, tuvo lugar en un paraje cercano al pueblo y se llevó a cabo de una forma premeditada, el asesinado tenía varios conflictos abiertos con varios aldeanos de su pequeña localidad, lo que facilitó la investigación. Ya que existía un móvil y los agentes del servicio de Biología de Criminalística encontraron que en la zona del conductor del Mercedes de Grima había restos de sangre de Santiago Mainar. En el volante, la palanca de cambios y el freno de mano aparecieron restos orgánicos (descamación de piel, células, saliva…) de esa misma persona mezclados con los de Grima, según los guardias.
Sigue leyendo

El atraco a la Cúpula del Milenio

En noviembre de 2000, la Cúpula del Milenio, el tan menospreciado monumento con forma de elefante de los Docklands londinenses que se ha llevado por delante a unos cuantos políticos, volvió a estar otra vez bajo los focos de la prensa; en esta ocasión debido a un atraco relámpago al estilo de las mejores películas de James Bond que consiguió ser abortado por la policía de Londres.
Sigue leyendo

La masacre de Dunblane

La masacre de Dunblane – La mañana del 13 de marzo de 1996, Thomas Hamilton, de 43 años, salió de su casa de Kent Road, en Dunblane, un pueblo tranquilo en el centro de Escocia. Llegó a la escuela de primaria de la población sobre las 9.30 de la mañana, poco después de que comenzara la jornada para los alumnos. Iba armado con cuatro pistolas, munición para disparar más de 700 veces y un par de alicates. El frustrado individuo solo tenía una cosa en la cabeza: asesinar.
Sigue leyendo

La masacre del instituto Columbine

La masacre del instituto Columbine – El 20 de abril de 1999, en la pequeña localidad residencial de Littleton (Colorado) dos alumnos de secundaria, Dylan Klebold, de 17 años, y Eric Harris, de 18, se lanzaron a una orgía de disparos en el instituto Columbine en mitad de un día de clase.

La matanza de columbine2 Los dos adolescentes llevaban todo tipo de armamento: armas de fuego, cuchillos y multitud de bombas que usaron para matar y matar mientras recorrían los pasillos. Al final del día, habían muerto 12 alumnos, un profesor y los dos asesinos.
Sigue leyendo